lunes, 2 de octubre de 2017

Consejos para sacar el máximo partido de Facebook en el sector inmobiliario #RealEstate

Mi entrevista en el blog profesional de fotocasa

De entre todas las redes sociales que puede usar una agencia inmobiliaria, dos son las características que destacan a Facebook: su gran versatilidad, que ofrece opciones para todo tipo y tamaño de empresas, y la posibilidad de generar una imagen de confianza, tan necesaria sobre todo de cara a los clientes potenciales. Pero, ¿cómo sacarle el máximo partido? ¿Cada cuánto hay que publicar? ¿Cómo debe interaccionarse con los seguidores? ¿Es mejor una página de empresa o un perfil personal? Erasmo López, Social Media and Content Manager de fotocasa y profesor de reputación online en La Salle y en la Online Business School (OBS), nos ha ofrecido las mejores ideas para conseguir los mejores resultados.


Ventajas de estar presente en Facebook
Facebook es la red social que ofrece mayor variedad de alternativas. Para las grandes marcas es el lugar ideal para conectar con los fans y agrupar a sus comunidades de seguidores. Para marcas medianas, Facebook ofrece engagement, la posibilidad de conectar con el público. Para las nuevas marcas es el lugar donde conseguir visibilidad y para las pymes, como puede ser el caso de una agencia inmobiliaria pequeña o mediana, es donde poder encontrar una primera audiencia con la que empezar a generar negocio. Facebook ha conseguido crear un ecosistema que combina la visibilidad con un gran número de público: solo en España tiene 17 millones de usuarios, y prácticamente todos se conectan desde el móvil. Además, ofrece opciones de publicidad pagada, de invertir en marketing digital.
¿Página empresarial o perfil personal?
“Lo ideal es una combinación de las dos cosas, porque ofrecen opciones distintas”, indica el experto Erasmo López. “El perfil personal puede ser útil como un primer contacto, para poder dirigirles luego a la página de empresa, más corporativa. Usar los dos perfiles implica más trabajo, pero es mi recomendación, con la configuración que mejor se adapte a cada caso”. El perfil personal permite seguir a otros usuarios, con lo que se puede ser más proactivo y solicitar ‘amistad’ directamente, cosa que no se puede hacer desde la página de empresa, con lo que se facilita interaccionar fácilmente con los usuarios.

La página de empresa, por su parte, tiene muchas otras ventajas: acceso a estadísticas, un número ilimitado de seguidores y la posibilidad de añadir diversos tipos de administradores para que puedan gestionarla diversas personas sin necesidad de compartir las claves. La página de empresa, a diferencia del perfil personal, ofrece la posibilidad de invertir en publicidad y aumentar las opciones de visibilidad.

Contenidos que generen confianza
Tres son los grandes tipos de contenidos que una empresa inmobiliaria puede publicar en Facebook:
  • Contenidos de valor para las personas: consejos, noticias del sector, actualidad informativa, etc.
  • Contenidos de valor para la empresa: participación en ferias, posts del blog corporativo o nuevas ofertas de inmuebles. En el caso de la oferta inmobiliaria, es recomendable geolocalizar la publicación, de manera que tenga visibilidad para los usuarios de esa ciudad o región pero sin molestar a los de otras zonas.
  • Contenidos para humanizar la imagen de la empresa: celebraciones navideñas, salidas de equipo, formaciones internas o casos de éxito. “Se trata de ponerle cara de personas a la empresa”, explica Erasmo López, “porque las redes sociales, y Facebook en particular, son el entorno idóneo para generar confianza, que es un factor clave en los clientes potenciales sobre todo al principio de su proceso de compra-venta inmobiliaria. Saber más sobre la agencia inmobiliaria y percibir una imagen positiva y de cercanía puede ayudar a mitigar los temores habituales en esta etapa”.

Publicar todos los días
Lo ideal es publicar en Facebook al menos una vez al día, aunque depende de la capacidad de generar contenidos nuevos de cada agencia inmobiliaria, y con un máximo de tres publicaciones diarias. “Es importante no perder la constancia, pero tampoco hay que saturar”.
Cuándo invertir en publicidad

Cada vez más, Facebook potencia mostrar más la actividad de los contactos personales que el de las empresas. “El alcance orgánico de las publicaciones de empresas está ahora sobre el 3%, cuando hace unos años superaba el 15%”, indica Erasmo López. Es decir, aunque se publique, la información no aparece en el muro de la gran mayoría de seguidores. Para lograrlo se pueden promocionar algunos contenidos, mediante pago. “Hay que analizar en qué publicaciones queremos invertir pequeñas cantidades de dinero para aumentar la visibilidad final”.
Comentarios y ‘likes’
“En general los perfiles de agencias inmobiliarias en Facebook no suelen tener una gran avalancha de comentarios y preguntas, por lo que debe hacerse el esfuerzo de contestarlos todos y con un tiempo de respuesta que no supere las tres o cuatro horas”, aconseja el experto. Es una buena ocasión para interaccionar con los seguidores, “y cabe recordar que gestionar toda esta actividad es tanto o más importante que la mera publicación en Facebook”.

También es aconsejable comentar, dar ‘likes’ y compartir contenidos de otras páginas o perfiles, pero con criterio. “Yo no iría a comentar a la competencia directa, pero sí a medios de comunicación o fuentes de datos del sector, o a portales como fotocasa”, puntualiza López. “Esta interacción va creando pequeños lazos y nos puede comportar más seguidores y visibilidad”.
Medición de efectividad
“En el inicio de la actividad en Facebook de una agencia inmobiliaria el dato más relevante es el crecimiento del número de seguidores. Más adelante el interés debe centrarse en el engagement, en la conexión real con los fans, y eso se mide con el número de interacciones conseguidos con las publicaciones. Es mejor tener una comunidad pequeña con mucho engagement que grandes cantidades de seguidores que no interaccionan, que no nos ofrecen ‘likes’ ni comentarios”, dice Erasmo López. Para comunidades pequeñas, de hasta 5.000 fans, un 10% de engagement puede considerarse un buen resultado. Para comunidades de unos 50.000 fans es interesante un 6-7% de interacción, y por encima de los 100.000 seguidores, un 3-4% sería un porcentaje de éxito.

lunes, 25 de septiembre de 2017

Cómo usar las redes sociales en el sector inmobiliario #RealEstate

Mi entrevista en el blog profesional de fotocasa.

La presencia online y el uso de las redes sociales se han convertido en aliados imprescindibles para todo tipo de negocios, incluidos los del sector inmobiliario. Pero, ¿qué redes sociales son las más adecuadas para una agencia inmobiliaria? ¿Qué tipos de contenidos deben compartirse? ¿Quién debe encargarse de gestionar las cuentas en Facebook, Twitter, LinkedIn, Instagram o YouTube? ¿Y cómo se debe interaccionar con otros usuarios a través de estas plataformas? Hemos hablado con Erasmo López, Social Media and Content Manager de fotocasa y profesor de reputación online en La Salle y en la Online Business School (OBS), para repasar los aspectos clave.
Para qué sirven las redes sociales en el sector inmobiliario
La presencia en las redes sociales sirve, sobre todo, para lograr visibilidad y generar confianza. “Vender en redes sociales es muy difícil, lo que se puede conseguir es ser visible, competir por una cuota de atención en el mercado, teniendo en cuenta que esta es cada vez menor, porque hay mucha competencia y una multiplicación de los contenidos que llegan a los usuarios”, indica el experto.


Primer paso: definir objetivos
Elegir la mejor red social para una agencia inmobiliaria dependerá, sobre todo, de sus objetivos y del público al que quiera llegar. “Debemos tener claro que los recursos son limitados: no puedes estar en todas y hacerlo bien, deben elegirse las principales o las que apunten directamente al objetivo marcado”, indica Erasmo López.

Entre los posibles objetivos de la presencia en redes sociales de una agencia inmobiliaria destacan los siguientes:
  • Tener presencia, que la gente conozca la empresa
  • Mostrar productos
  • Lograr visitas a los contenidos propios y a la web de la agencia
  • Posicionarse como un líder de opinión en el sector inmobiliario
No todas las redes sociales son iguales

Cada red social tiene un tipo de público diferente, unas necesidades de contenido distintas y una inmediatez específica. No es comparable la recurrencia que tiene Facebook o Twitter con la cantidad de veces que se usa LinkedIn o las que se mira Instagram. Todos estos factores, junto con los objetivos marcados, determinarán qué red social debe usarse en cada caso.
Las redes sociales, una a una
“Por lo que respecta al mercado inmobiliario, la red social en la que se debe estar de manera imprescindible es LinkedIn. Esto permitirá generar una red de contactos y relacionarse con otros profesionales del mismo sector”, explica el Social Media Manager de fotocasa. La segunda red social, en términos de prioridad para una agencia inmobiliaria, sería Facebook, “donde están todas las personas y la gran mayoría de las marcas; casi hay que estar porque están todos. Pero, además, hay que estar presente con contenidos específicos respecto al objetivo marcado”.

Twitter ya funciona prácticamente como un medio de comunicación, por lo que lo más importante es compartir contenidos de utilidad. “Si no se tiene mucho contenido propio o no se puede dedicar mucho tiempo a las redes sociales, Twitter pasaría a estar en segundo plano, no sería tan necesario”. Del mismo modo, para tener presencia en YouTube es requisito básico ofrecer contenido de vídeo original: “si no se es capaz de generar contenidos audiovisuales de manera frecuente, es mejor no tener cuenta en YouTube”, afirma el experto.

Por lo que se refiere a Instagram, ofrece la posibilidad de mostrar una cara diferente de la agencia inmobiliaria, pero “es difícil hacer negocio a través de Instagram; aunque esta red social está evolucionando para facilitar el contacto con las empresas que la utilizan, es aún más complicado que con las demás”.

Contenidos: más allá de la oferta de inmuebles
“La mayoría de las veces vemos que la presencia de las agencias inmobiliarias en redes sociales se limita a publicar su propia oferta inmobiliaria: sus inmuebles a la venta, su obra nueva, etc. Y simplemente indican los metros cuadrados, la ubicación y el precio. A menos que se trate de ofertas muy interesantes, este tipo de contenidos no tienen mayor efectividad”, asegura Erasmo López. “Para ser visibles, para estar en la mente de los posibles clientes, es preciso ofrecer contenidos que sean a la vez interesantes e innovadores”.
Se empieza por compartir
“En las redes sociales hay una premisa básica: primero hay que interesarse y luego interesar. Es decir, primero hay que ver qué dicen el resto de usuarios y compartir lo que han publicado otros y nos resulta interesante. De ese modo estaremos ofreciendo contenidos que pueda ser útiles a nuestros seguidores. Las redes sociales se basan en compartir, en transmitir, y no seremos capaces de que alguien comparta nuestros contenidos si no lo hacemos nosotros primero. Es un win-win para todos”, en palabras de Erasmo López.

Este ejercicio de generosidad, sin embargo, tiene ciertos límites y hay que prestar atención a qué contenidos se comparten: “no hay que compartirlo todo y, sobre todo, hay que evitar compartir los contenidos propios de la competencia directa. Pero sí se pueden encontrar contenidos de calidad e interesantes para nuestros seguidores, como los que publican los influencers del sector. Por una parte podemos hacernos eco de sus contenidos, compartirlos en nuestras redes. Y, por otra, podemos fijarnos en cuáles son sus fuentes de información para, en el futuro, ser nosotros los primeros en difundir nuevos contenidos interesantes y convertirnos en referencia”.
Un universo complejo, un trabajo profesional
Las redes sociales son cada vez más fragmentarias y, por tanto, cada vez cuesta más llegar al público que interesa. Además, “no debemos olvidar que Facebook, Twitter y el resto de redes sociales son negocios y cada vez más están potenciando sus herramientas de visibilidad: es decir, hay que pagar para ser visibles, para llegar a más usuarios”, indica el experto. Como consecuencia, se vuelve necesario aumentar la inversión para conseguir una buena presencia en las redes.